PEN México condena los asesinatos de dos periodistas en un solo día


PEN México condena los asesinatos de Javier Valdez Cárdenas y Jonathan Rodríguez Córdova, además del atentado contra Sonia Córdova Oceguera.

16 de mayo de 2017

Ayer, lunes 15 de mayo, la prensa mexicana comprobó, una vez más, que la libertad de expresión está siempre amenazada en nuestro país. PEN México condena enérgicamente, y con gran indignación y tristeza, tres acciones violentas ejecutadas en un solo día: los asesinatos de dos periodistas –el sinaloense Javier Valdez Cárdenas, cofundador del semanario Ríodoce, y el joven jalisciense Jonathan Rodríguez Córdova, del semanario El Costeño–  además del atentado que dejó grave a la periodista, y madre de Rodríguez Córdova, Sonia Córdova Oceguera, subdirectora comercial del El Costeño  (Autlán, Jalisco),

A Valdez Cárdenas, también cronista y corresponsal de La Jornada, autor de varios libros, lo mataron sicarios no identificados con 12 balas. El ataque armado ocurrió a las 12 del día en pleno centro de Culiacán, capital de Sinaloa. A Jonathan Rodríguez C. y a Sonia Córdova O. los balearon a bordo de su auto, un número indeterminado de sujetos que se dieron a la fuga, en Autlán, Jal.

Con estos dos homicidios suman ocho los periodistas asesinados este 2017: Cecilio Pineda Birto, en Guerrero; Filiberto Álvarez, en Morelos; Juan José Roldán, en Tlaxcala; Maximino Rodríguez Palacios, de Baja California; Miroslava Breach, en Chihuahua; y Ricardo Monlui Cabrera, en Veracruz. Dos periodistas más, Armando Arrieta y Julio Omar Gómez, sufrieron atentados y el escolta del segundo murió al defenderlo. Anteriormente la casa y vehículo de Gómez habían sido incendiados en dos ocasiones.

Por su parte, los periodistas Patricia Mayorga, de Chihuahua, y Fabián García Castrejón de Nayarit, abandonaron sus respectivos estados al recibir amenazas de muerte. La primera, corresponsal de Proceso, salió de México el 25 de abril, luego del asesinato de Miroslava Breach; el segundo dejó su tierra hoy 16 de mayo. “Matar a un periodista en México es una apuesta segura de impunidad: 107 periodistas han sido asesinados y no hay ningún autor intelectual detenido” es una oración que circula, en forma de meme, por redes sociales en estos días. Como se sabe, los periodistas que están en mayor peligro son quienes trabajan en el interior del país. En la Ciudad de México están más protegidos por razones evidentes.

Por último, PEN México reprueba el asalto sufrido en Acapetlahuaya, Guerrero, el sábado 13 de mayo, por los periodistas Alejandro Ortiz (Grupo Imagen), Ángel Galeana (portal Bajo Palabra), Jair Cabrera (La Jornada), Jorge Martínez (Agencia Quadratín), Hans Musielik (Vice) y Pablo Pérez (Hispano Post). Alrededor de cien encapuchados muy jóvenes y drogados, al parecer miembros de La Familia, los retuvieron y despojaron de cámaras, computadoras y una camioneta. Amenazaron a los reporteros con quemarlos si no se iban de la región.

El abogado Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, nuevo titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, tiene un enorme reto ante sí. Ya se enfrentó a él con las muertes de Valdez y Rodríguez y hasta el momento no ha hecho declaraciones. Para cerrar este comunicado citemos a Luis Cardona, periodista secuestrado en Chihuahua en 2012 por informar sobre jóvenes forzados a trabajar en el cultivo de amapola. “La salida de Chihuahua de Patricia Mayorga deja un gran hueco en el derecho a la sociedad de ser informada. Pero te prefiero viva, en tanto existan condiciones para tu regreso. Un abrazo”, publicó en redes sociales a fines de abril.